Definitivamente OKR se ha vuelto cada vez más popular en diversas partes del mundo, no solo en empresas que desarrollan productos digitales como también en muchos otros sectores.

Por otro lado, este crecimiento rápido plantea diversos desafíos para líderes que comienzan su trayectoria con OKR. De hecho, se trata de una herramienta sencilla.

Sin embargo, esta simplicidad hace que su uso sea bastante complejo, especialmente cuando se pretende adoptar OKR en gran escala.

He elaborado este guía completo para presentar los principales conceptos y recomendaciones prácticas. Hice esto con base en mi experiencia práctica, ayudando a orientar la adopción de OKR en diversas empresas en Brasil y en el mundo, desde pequeñas Startups hasta grandes multinacionales.

Espero que esta lectura te ayude a comprender mejor sobre lo que realmente es OKR y cómo definir y medir sus resultados de forma ágil y eficaz.

¡Buena lectura!

¿Qué es OKR?

Una de las mayores dificultades de las organizaciones en todo el mundo es transformar su estrategia en beneficios mensurables para el negocio y para sus clientes.

Por lo tanto, estamos hablando de resultados (“outcomes”, en inglés). Aquí es donde muchas organizaciones fracasan.

La falta de conexión entre la estrategia del negocio y lo que las personas hacen en su día a día genera no solamente malos resultados económicos, como también frustración, bajo compromiso de los colaboradores e insatisfacción de los clientes.

Veamos cómo OKR nos ayuda a solucionar este problema. Pero antes, aquí está mi definición de OKR:

OKR es una poderosa herramienta para definir objetivos y medir su progreso en base a resultados alcanzados, a través del foco, colaboración y alineamiento, ayudando a dirigir los esfuerzos de toda la empresa hacia lo más importante.

La sigla OKR significa “Objectives and Key Results” (Objetivos y Resultados clave)

Mucho más que una herramienta de gestión de metas, OKR es un enfoque para movilizar toda la empresa hacia la efectividad tan deseada (hacer la cosa correcta en el momento adecuado).

A través de OKRs, todos en la empresa pasan a tener más claridad de cuáles son las prioridades (que hacer) y como sus prioridades están relacionadas a la estrategia y sus objetivos de la empresa (por qué hacerlo).

Como dice Simon Sinek: "Start With Why (comience por el por qué).

Como consecuencia, además de mayor resultado para el negocio, también aumenta el nivel de satisfacción y compromiso de los colaboradores, debido a una mayor transparencia, sentido de contribución y progreso, colaboración y comunicación entre los equipos.

“Ninguna empresa, sea pequeña o grande, tendrá éxito a largo plazo sin que los equipos crean en la misión y comprendan cómo lograrla.” - Jack Welch.

¿Dónde surgió el OKR?

Ahora que sabemos que es el OKR, aprendamos más sobre su historia. El OKR se originó en Intel en la década de los 70 a través de su CEO Andy Grove, uno de los líderes empresariales más grandes de todos los tiempos.

Desde su concepción hasta su creciente adopción en el ambiente extremadamente competitivo de los días de hoy, OKR viene ayudando a las empresas a crear ambientes más atractivos y de mayor compromiso.

A través de ciclos de “feedback” frecuentes, los equipos son capaces de visualizar el progreso de su trabajo hacia la consecución de sus objetivos.

De esta forma, podemos decir que los OKRs ayudan a la empresa a tener más éxito, a través de un enfoque en los resultados (y no solo en las actividades) y con algunos principios también presentes en algunas metodologías ágiles.

Cuáles empresas usan OKR

OKR pueden ser adoptados por todo y cualquier tipo de empresa, independientemente del tamaño o segmento de actuación. Sin embargo, las empresas con ciclos más cortos de “feedback” de productos y servicios obtendrán aún más beneficios.

Cada vez vemos más casos de utilización de OKR en organizaciones desde pequeños negocios, startups en diferentes etapas de crecimiento, hasta grandes empresas que se encuentran en la Fortune 500.

Algunas de las primeras empresas que adoptaron el OKR como parte fundamental de su modelo de gestión son Intel, Google, Amazon, Oracle, LinkedIn, Twitter, Dropbox, Netflix, Spotify y Adobe.

Después de la publicación de Google en este video sobre su adopción de OKR, la utilización de empresas de diferentes sectores viene creciendo en todo el mundo.

A pesar de su creciente popularidad, los OKRs no deben ser considerados una “solución milagrosa” que resolverán todos los problemas de la empresa. Depende de los líderes de la empresa que adopten e implementen el OKR de forma inteligente, adecuándolo a la realidad y cultura específica de su entorno.

Al mismo tiempo, es necesario comprender que OKR viene de una cultura radicalmente diferente, si se compara con empresas más tradicionales.

Transparencia, colaboración, experimentación y agilidad, por ejemplo, son características marcantes en empresas que tienen mucho éxito con OKR.

La anatomía de un OKR

Un OKR es compuesto por dos elementos: un objetivo (Objective) y un conjunto de resultados clave (los Key Results)

Un objetivo es una descripción cualitativa de algo que se desea lograr. El representa un problema a resolver o una oportunidad.

Key Results (resultado clave) definen como irás medir que estás yendo en dirección a la meta. Ellos representan beneficios mensurables para el negocio o para el cliente.

Veamos cómo esos dos elementos se relacionan. La fórmula principal de un OKR (creada en Intel) se define de la siguiente manera:

Nosotros queremos {Objetivo}
Medido por:
{Key Result 1}
{Key Result 2}
{Key Result n}

A seguir un ejemplo de un OKR para una empresa que desea aumentar el nivel de satisfacción de sus clientes. En este ejemplo, el objetivo definido se mide mediante tres Key Results.

Objetivo

Encantar los consumidores de nuestros productos


KR1

Aumentar la tasa de retención de clientes en un 20%

KR2

Aumentar la cantidad de usuarios mensuales activos de 5000 para 8000

KR3

Aumentar el NPS (Net Promoter Score) de 50 para 60

Sobre Thomaz Ribas 

Thomaz es especialista en OKR y Business Agility, consultor, facilitador y coach empresarial. Mentor de ejecutivos, líderes y equipos, desde startups hasta grandes multinacionales, guiándolos para modelos de gestión más ágiles y efectivos, para que puedan prosperar en esta nueva economía.

Thomaz Ribas OKR
>