Vamos a comprender más sobre los objetivos y Key Results y cómo criarlos de la mejor manera posible.

Qué es un Objetivo?

Un objetivo es una descripción clara, cualitativa y aspiracional (que aspira a una acción) y representa lo que la organización desea.

El objetivo responde a la pregunta “¿Qué quieres lograr?”

En definitiva, el objetivo debe ser algo que la organización o el equipo quieran. Es una declaración que genera entusiasmo y motivación en las personas. Un objetivo debe poder alcanzarse en un periodo determinado.

Ejemplos de objetivos

  • Lanzar un producto increíble para nuestros clientes de Chile
  • Dominar el mercado de ventas directas de cosméticos
  • Crear un equipo de apoyo de darle envidia a la competencia
  • Darle un fin al dolor de cabeza en las entregas de productos

De hecho, el objetivo debe derivar de la estrategia de la empresa (o unidad de negocio, producto, etc.) y por tanto debe generar un valor perceptible para el negocio cuando esté logrado.

Si al describir un objetivo no identificas el valor generado, revísalo o elimínalo, pues invertir energía en este objetivo fatalmente será un desperdicio de tiempo y dinero.

Los objetivos que se refieren al status quo no tendrán gran valor. Por ejemplo: “mantener la calidad del producto” y “continuar el proceso de mejora continua” son objetivos que nos dicen mucha cosa!

Tiendo a llamar estos objetivos de “palabras al viento”, ya que no representan ningún grado de evolución en lo que ocurre en las organizaciones. Por lo tanto, difícilmente servirán como propulsores para el crecimiento, mejora o innovación.

Un objetivo no debe ser confundido con la visión de largo plazo de la empresa. La visión es una imagen que la empresa quiere convertirse. Suele ser algo de largo plazo (tres, cinco, diez años o más, depende de la organización).

Los objetivos deben ser desafiantes al punto que los equipos no estén seguros si lo lograrán o no.

Tratar de lograr un objetivo difícil puede por veces llevar a cometer errores, pero es justamente en ese momento que la empresa aprende.

El camino en dirección a un objetivo desafiante hace que las personas necesiten pensar diferente, salir de su zona de conforto, pensar fuera de la caja, desafiar el status quo. De esta manera, se asumen algunos riesgos, aprendiendo rápidamente con los errores y aciertos y volviéndose más efectivos.

Veamos un ejemplo de un objetivo para un área de servicio al cliente:

“Entregar una experiencia de servicio increíble a nuestros clientes.”

Este objetivo cumple con los criterios mencionados anteriormente. Pero, ¿cómo sabremos que hemos alcanzado la meta?

¿Cuáles criterios de éxito serán utilizados para medir el logro de este objetivo?

Los Key Results son la respuesta para esta pregunta.

Cómo crear buenos Key Results

Un Key Result es una descripción cuantitativa que mide el progreso en dirección hacia el logro de un determinado objetivo, a través de indicadores (o métricas). Los Key Results responden a la pregunta:

“¿Cómo sabremos si hemos logrado nuestro objetivo?”

En este sentido, los Key Results siempre se basan en algo que se pueda medir.

Volvamos al objetivo descrito anteriormente y veamos posibles Key Results para este objetivo:

Objetivo

Brindar una experiencia de servicio increíble para nuestros clientes


KR1

Reducir el número de quejas de clientes de 140 para 20

KR2

Aumentar la tasa de recompensa de 13% para el 25%

KR3

Aumentar el porcentaje de llamadas críticas respondidas en una hora de 40% para 70%

KR4

Reducir el Customer Effort Score de 5 para 2

Características de Key Results eficaces

A continuación, algunas recomendaciones para que puedas crear Key Results de manera eficaz.

Key Results no son una lista de tareas o proyectos

Existe una diferencia fundamental entre esfuerzo (actividades) y resultado. Una lista de proyectos que serán ejecutados no son Key Results.

De la misma manera, para equipos que adoptan los métodos ágiles, elementos de un “backlog” (épicos, user stories, features, etc.) no son Key Results. Si tienes dificultades en enumerar Key Results que sean diferentes de las tareas o proyectos te puedes preguntar:

  • ¿Por qué necesito hacer esta tarea?
  • ¿Por qué tengo que entregar este proyecto?
  • ¿Qué métrica será afectada al entregar este proyecto con éxito?
  • ¿Qué resultados queremos obtener con esta actividad/proyecto?

Definitivamente los Key Results deben ser sencillos para que sean comprendidos por todos en la empresa. Use un lenguaje sencillo que pueda ser rápidamente comprendido desde el CEO e inversionistas hasta los equipos operacionales. Esto le ahorrará un tiempo valioso en la comunicación.

Si no hay números no es un Key Result

Este es uno de los principales criterios para evaluar si un Key Result está bien escrito. Si no tiene un número será imposible medirlo.

¡Ten cuidado! Ni todo que tiene número es un buen Key Result.

Ejemplo: 

“Publicar 5 nuevas publicaciones en nuestro sitio web” no es y nunca será un buen Key Result. Tiene un número, pero son cinco actividades.

La pregunta para encontrar el Key Result sería:

  • ¿Por qué quieres publicar 5 nuevas publicaciones? 
  • ¿Quieres aumentar las visitas en el sitio web?
  • ¿el ranking del CEO?
  • ¿Aumentar en cuánto?

¿Cuántos Key Results debo crear?

Cada objetivo debe tener pocos Key Results, buenos y suficientes para que ayuden a lograr el objetivo de la mejor manera posible. Mi sugerencia es que te quedes entre 2 y 5 Key Results por objetivo, para mantenerse enfocado.

¿Cuánto duran los ciclos de OKR?

No existe una única forma de adoptar OKR que se adapte a todas las empresas. La duración de los ciclos de planificación de OKRs varía de empresa a empresa.

Sin embargo, una configuración común de encontrar es la adopción de un ciclo anual para los OKRs de la empresa (definición de OKRs que serán logrados en 12 meses, por ejemplo) y ciclos de 3 meses para equipos de productos, áreas, servicios, etc.

¿Cuál es la cantidad ideal de OKRs?

Actualmente, uno de los desafíos más grandes de la empresa es “dejar de empezar y empezar a terminar”. Suena extraño, ¿no? ¡Piense en esto!

Si todo es importante, nada es importante. Imagínese que para el próximo trimestre defines 5 objetivos con 5 Key Results cada uno. Esto nos da 25 metas por alcanzar. Esta falta de enfoque será costosa.

De hecho, el punto principal aquí no es el número de OKR, sino el número de Key Results que definirás para el trimestre. No existe un número perfecto de Key Results, pero normalmente los equipos de alta performance no definen más que 5 o 6 Key Results para un trimestre.

¡Esto es una señal de concentración!

Sobre Thomaz Ribas 

Thomaz es especialista en OKR y Business Agility, consultor, facilitador y coach empresarial. Mentor de ejecutivos, líderes y equipos, desde startups hasta grandes multinacionales, guiándolos para modelos de gestión más ágiles y efectivos, para que puedan prosperar en esta nueva economía.

Thomaz Ribas OKR
>